Salvador Mazza: Más movimiento y nuevas actividades en el paso fronterizo

Los ciudadanos bolivianos que ingresen a la Argentina como turistas, deben presentar PCR y carné de vacunación.

Pasaron más de dos años y lenta, paulatinamente con la disposición de la liberación de los pasos internacionales entre Argentina y los países limítrofes, las fronteras como la de Salvador Mazza intentan retomar ese ritmo vertiginoso que tenían hasta antes de marzo de 2020. El movimiento empieza a ser mayor y como siempre sucede en los pasos fronterizos, los pobladores que residen hasta 50 kilómetros de la línea fronteriza, tienen más flexibilizaciones para entrar o salir del país a diferencia de quienes vienen desde más lejos.

Eso sucede tanto con los argentinos como con quienes residen del lado boliviano que prácticamente podrán ir y volver sin mayores trámites que la presentación del documento como era hasta marzo de 2020.

Los ciudadanos bolivianos o de otra nacionalidad que ingresen a la Argentina en calidad de turistas -otra categoría diferente al poblador de frontera que va y viene- y quienes salen de nuestro país, deben obligatoriamente presentar certificados de vacunación, PCR, y una vez cumplimentado el trámite, recién iniciar los migratorios que se hacen de rigor.

La directora de migraciones de Yacuiba Alejandra Padilla precisó que «quienes quieran permanecer más de 24 horas en territorio argentino deben presentar (en migraciones de Bolivia) una declaración jurada en tanto los turistas deben presentar seguro de salud, esquema completo de vacunas y declaración jurada», expresó la funcionaria, luego de reunirse con sus pares de Argentina, apenas hecha pública la disposición de la liberación y normalización de los pasos internacionales.

Con las nuevas disposiciones tienen vía libre quienes residan dentro del área de T.V.F. (tránsito vecinal fronterizo) «por eso todos los ciudadanos que viven en el área Yacuiba pueden ingresar a Argentina obviando todas las disposiciones de salud que estaban vigentes y solo realizar el trámite de registro en la Dirección migratoria de Argentina presentando su documento», agregó y precisó que «del lado argentino los ciudadanos bolivianos tienen que saber que el tránsito vecinal fronterizo solo llega hasta Tartagal. Si deciden trasladarse más lejos ya deben considerarse turistas».

En síntesis para quienes viven a 50 kilómetros de la frontera -Argentina y Boliviana- con presentar DNI pueden ir y volver en el lapso de 24 horas. Quienes traspasen ese límite que marca el TVF deberán presentar además de documento, carnés de vacunación, PCR y del lado boliviano, Declaración Jurada.

Nunca dejó de funcionar

Pero una frontera tan vulnerable como la de Salvador Mazza – Pocitos nunca ha dejado de tener un incesante flujo de ciudadanos de uno y otro lado de la frontera, por los pasos no habilitados que se cuentan por decenas. Y es que para los argentinos, a pesar de la depreciación de la moneda nacional respecto del vecino país, sigue siendo conveniente ir a comprar a Bolivia al punto que los mercados de pulga están llenos de productos que traen las y los pasadores y que en territorio argentino se venden al doble de precio.

«Yo pasé el domingo por un paso que hay cerquita de las vías del ferrocarril; pagué 100 pesos argentinos para salir y 100 para entrar a Bolivia. En la feria de ropa usada me compré tres remeras por $1.000. No me hicieron ningún problema para recibirme plata argentina», explicó un jóven proveniente de Embarcación que como tanta gente de la zona a pesar de las restricciones por la pandemia que en algún momento fueron muy severas, no dejaron de ir a Bolivia para aprovisionarse de prendas de vestir, zapatillas, últiles escolares o comestibles.

Durante todo este tiempo quienes estuvieron de parabienes cobrando «peaje» de ida y de vuelta fueron los que residen en cercanías a la quebrada internacional quienes permitían el paso para que los pobladores de ambas naciones entren y salgan a territorio argentino por el fondo de sus viviendas. Ahora el flujo de ciudadanos disminuirá porque muchos lugareños podrán ir y volver legalmente por el puente internacional con solo presentar el DNI, pero a los dueños de estos terrenos siempre les queda la opción de cobrarles a quienes realizan el contrabando hormiga ya que siguen recurriendo a los pasos no habilitados para sus prácticas de todos los días… y de todas las noches.