Falleció el joven salvajemente golpeado cuando caminaba a una parada de colectivo

Ocurrió el fin de semana. La comunidad exige justicia. La Fiscalía ordenó la autopsia.

El domingo, alrededor de las 19, un joven fue atacado por un grupo de personas en la localidad de Cerrillos. Hasta el momento se desconocen los motivos de la salvaje agresión, por la que el damnificado tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital San Bernardo, donde quedó internado con «muerte cerebral», indicaron. Finalmente ayer por la noche trascendió la noticia de su fallecimiento.

En el violento suceso ocurrido en Cerrillos intervino la Fiscalía Penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas 3. La comunidad exige el esclarecimiento del crimen. 

Fuentes de la investigación consultadas por El Tribuno señalaron que la víctima se llamaba Víctor Sebastián Gutiérrez (35), con domicilio en El Carril. Ese día se trasladó hasta Cerrillos, donde vive su madre, para participar de una reunión de amigos. Luego de estar con ellos, el joven salió a tomar un colectivo y mientras llegaba a una parada ubicada sobre la ruta 68 a pocos metros del barrio San Isidro fue atacado por un grupo de personas, al menos cinco, entre ellas una mujer. Según trascendió, uno de los atacantes sería oriundo de Cerrillos y el resto de El Carril.

Luego del feroz golpiza, el joven decidió no viajar a El Carril y se quedó en Cerrillos, en la casa de su madre. Al cabo de unas horas y ya en la madrugada del lunes, la mujer fue hasta el dormitorio para ver a su hijo y lo encontró convulsionando. Una ambulancia trasladó de urgencia a Gutiérrez hasta el hospital San Bernardo, donde le diagnosticaron «muerte cerebral».

El fiscal penal Flores dispuso el cumplimiento de diversas medidas tendientes al esclarecimiento del hecho y el cuerpo del fallecido fue trasladado al Servicio de Tanatología Forense del CIF, donde se le realizará autopsia.

Este hecho no tardó en viralizarse en las redes sociales e inmediatamente amigos y conocidos de Gutiérrez salieron a solidaridarizarse y a pedir justicia. «Este asesinato no puede quedar impune. Estas cosas no pueden ocurrir», se escuchó decir una y otra vez a los vecinos  de esa localidad.

Los investigadores del caso ya tendrían identificadas a las personas que violentaron al joven. Sin embargo, aún no habría detenidos.

Piden que la policía controle las zonas críticas

Existen zonas calientes en Cerrillos, los vecinos señalan como inseguros a barrios como Congreso Nacional, donde la “juntadera” de jóvenes en las esquinas para beber y consumir en algunos casos otro tipo de sustancias, se hace notar especialmente los fines de semana. “Es difícil transitar a la mañana temprano o a la noche. Los hechos de violencia y de inseguridad provocaron hace poco tiempo que Saeta tuviera que levantar un puesto de control”, contó una vecina.
La zona de la Estación de Trenes, donde se produjo una oleada de robos el año pasado y a principios del corriente es otro punto crítico, al igual que Sivero, Villa Evita. San Isidro y el Bº 42 Viviendas, entre otros.

“La policía debe realizar trabajos de inteligencia y terminar con las banditas, las patotas. Son conocidos, no entendemos el por qué se los deja actuar con total impunidad”, contó un vecino de Villa Los Tarcos, quien pidió reserva de nombre.