Una banda de «amigos» lo «ajusticiaron» a golpes hasta morir

Amparados en un supuesto robo al menos seis jóvenes ajusticiaron a un chico de 19 años, lo golpearon y apuñalaron.

Un joven fue brutalmente agredido por una banda de “amigos”, entre ellos un primo carnal en un confuso episodio, que dado el número de atacantes y el estado de indefensión de la víctima mostraron con meridiana claridad que la muerte de Enzo Guerrero (21) se asemeja más a un ajuste de cuentas que a otra hipótesis, según fuentes del oeste de la capital.
El joven Guerrero fue asesinado por al menos siete personas en La Ciénaga, en realidad en la ampliación del barrio Solís Pizarro sobre calle Las Heras.
Seis de los sospechosos del crimen de 14, 14, 17, 18, 18 y 29 años fueron detenidos in situ, mientras un séptimo al parecer huyó de la escena. El prófugo se trata de un primo de la víctima.
Según la Policía el grupo de atacantes llamó al 911 para denunciar el robo de un estéreo, pero cuando ingresó el llamado el presunto ladrón ya se encontraba sin vida, por lo que este llamado tiene poca certeza y se cree que es una coartada.

La versión de los detenidos es que la agresión se produjo cuando Guerrero se acercó al auto del primo, abrió la puerta del mismo, y le robó el estéreo al vehículo que en ese momento se encontraba en la calle.
El accionar del ladrón fue observado por los vecinos quienes le dieron aviso al hombre. Este salió ofuscado de su vivienda para dar con su familiar, pero este escapó.
El primo junto a otros muchachos salieron entonces en la persecución del ladrón.
En un principio el joven pudo evadir y zafar de al menos siete personas que lo perseguían, entre ellos su primo, pero uno de los involucrados le dio alcance. Fue ahí que le pegó y lo tiró al piso. Al llegar al lugar le dieron una paliza hasta quitarle la vida.
La Policía llegó y detuvo a los seis presentes. La Fiscalía Penal 3 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas en turno, a cargo de Rodrigo González Miralpeix, se puso al frente de la investigación del homicidio del joven.
González Miralpeix dio intervención a la División Homicidios para que realizara las tareas investigativas. Son seis los detenidos por el homicidio, entre ellas dos menores de edad, quienes serán imputados hoy. La investigación será llevada adelante por la Fiscalía Penal 1 de la UGAP, a cargo de Pablo Rivero. La verdad de los hechos al parecer dista mucho de lo que se dijo en el lugar.

El robo no está probado
Fuentes policiales indicaron ayer que el llamado de emergencia se produjo a las 23.05 y solo se denunciaba el robo o intento de robo de un estéreo.
La Policía al llegar al lugar se dio con una escena dantesca, un joven con signos de haber recibido una paliza ya sin vida.
La llegada de la ambulancia corroboró que el joven Gue­rrero había fallecido como consecuencia de una herida en el tórax producida por arma blanca.
La gravedad del caso no solo radica en el homicidio, sino en la veracidad de los hechos y un intento al parecer de simular una escena que hasta anoche no cerraba, por la disparidad de los relatos de los testigos, algunos de ellos detenidos.
Para un vecino del lugar fue un ajuste de cuentas alevoso, donde el grupo de atacantes inmensamente superior en fuerza y número además de hallarse armado terminaron sin dar tregua a la vida de una sola persona, amparándose en un hecho menor como es el robo.