Médicos salteños se plantaron y marcharán a Casa de Gobierno

Hoy intentarán presentar un petitorio al gobernador Gustavo Sáenz.

Preocupados y sin respuestas a muchos de sus problemas, algunos de vieja data que afloraron en el marco de la crisis sanitaria y otros vinculados a la pandemia, los médicos salteños se plantan ante el Gobierno y marcharán hoy al Centro Cívico Grand Bourg para hacer oír sus reclamos.

Organizados y nucleados bajo distintas instituciones que los agrupan, llevarán un petitorio al gobernador Gustavo Sáenz que tiene que ver con el reconocimiento para sus colegas fallecidos víctimas del coronavirus, reclamos de mayor seguridad para los profesionales que se exponen atendiendo a pacientes de COVID-19 y reivindicaciones en materia de seguridad social para el sector.

Uno de los principales focos de conflicto está dado con el IPS, la obra social del Estado que, afirman, los perjudica enormemente negándoles pagos que están contemplados en la Constitución Nacional y que la obra social salteña bloquea en la Legislatura. Por eso, advierten que dejarán de atender a sus afiliados.

Convocada por la Asociación Interhospitalaria de Profesionales de la Salud de Salta (Asimprosasa), Caja de Jubilaciones y Pensiones para Médicos de Salta, Colegio de Médicos de Salta, Círculo Médico de Salta, y con apoyo de la Confederación Médica de la República Argentina (Comra), la caravana partirá este viernes 16, a las 11, desde el monumento a Güemes y se dirigirá al Centro Cívico Grand Bourg, donde se entregará un petitorio a las autoridades.

El vocal de la Caja de Jubilaciones para Médicos, Juan Dellmans, recordó que «se nos murieron muchos médicos en 15 días, y tenemos 5 médicos más asistidos con respirador. Este nefasto promedio, de casi un médico muerto por día, es una alerta que se debe atender de manera urgente».

En diálogo con El Tribuno, el profesional agregó que «nosotros tenemos contabilizados 11 colegas muertos en los últimos 15 días, pero no es un registro oficial, tememos que haya más».

«Mientras que contaminados en grave estado en estos momentos hay unos 20 compañeros», lamentó.

«El Gobierno no presta atención a nuestros requerimientos y necesidades. Como tampoco están protegiendo nuestras instituciones; hace meses que pedimos la modificación de la ley que permitirá que la Caja de Médicos pueda percibir los aportes de la comunidad vinculada, como lo perciben todas las Cajas Profesionales de la Provincia y del país; pero demoran y dan vueltas con ese trámite legislativo, cuando esta Caja es la única previsión para la familia de los médicos fallecidos», afirmó.

«En los últimos meses tuvimos reuniones con los ministros del área y otros y, si bien consideran que nos asiste la razón en nuestro reclamo, no logramos que se ponga en labor parlamentaria. No hay mucho para debatir, es una ley nacional y la provincia no tiene potestad para no cumplirla. Hay fallos que sientan precedentes», advirtió y agregó que la confederación nos ofreció patrocinarnos en un juicio ante la Corte, pero nosotros queremos insistir con el diálogo primero».

«Cuando comenzó la pandemia le dijimos a las autoridades que lo primero que se debería hacer eran testeos masivos, pero no se hizo y la contaminación se extendió por todos lados y no se pudo parar», advirtió Dellmans.

El médico consideró en este punto que «lo más grave es que insistimos y la respuesta fue que faltaban médicos, por lo que nosotros ofrecimos profesionales jubilados trabajando ad honorem en los call center para dar asistencia a los infectados que llamaban».

Pero cuestionó que «hace 15 días se nos está muriendo casi un médico por día», y reveló que «hoy mismo (por ayer) llegó un médico con respirador desde Tartagal».

«Volvimos a reclamar testeos y aislar a los casos positivos. La respuesta no es cerrar la provincia, sino aislar los focos», insistió y manifestó: «Hay que estar adelante del virus, pero en Salta siempre lo corrimos desde atrás».

«Con todos los médicos muertos que hubo, el Gobierno no emitió ni un mensaje, esa es la importancia que nos dan», criticó.

Finalmente, consideró que «el Ministerio de Salud es el casino de la ruleta rusa, porque los médicos salen a trabajar y no saben si vuelven y, si vuelven, no saben si están llevando el bicho a su casa porque no hay insumos de seguridad y, los que hay, los colegas los llegan a usar más de dos veces antes de que les permitan descartarlos», denunció.

Finalmente anticipó que «desde las instituciones médicas les pediremos a nuestros colegas que integran grupos de riesgo que dejen de trabajar en forma presencial, porque el riesgo que sufren es altísimo y el Estado no se está preocupando por ellos».

«También se está evaluando interrumpir la atención a través de la obra social de IPS», sentenció el vocal de la Caja de Jubilaciones para Médicos.