Mapuches ocuparon un campo en Río Negro y la familia propietaria quedó encerrada en el casco

La comunidad identificada como Lof Gallardo Calfú usurpó el terreno ubicado en El Foyel. Los dueños permanecen en el lugar y la Policía no puede entrar.

La comunidad mapuche conocida como Lof Gallardo Calfú ocupó este jueves un campo privado de la localidad rionegrina de El Foyel. Unos 40 miembros del grupo entraron a la propiedad de forma violenta, desconocieron la titularidad de sus actuales dueños y dijeron que “volvieron a recuperar un territorio que les corresponde”.

Según medios locales, llegaron al lugar con palos y piedras, rompieron los candados de la entrada y dañaron las tranqueras. Una vez adentro, pusieron cerrojos propios para evitar el ingreso de otras personas. También instalaron carpas estratégicamente en todos los caminos de acceso para que nadie pueda pasar.

En tanto, la familia Soriani, que es dueña del terreno y reside en la zona de hace más de 50 años, quedó parapetada en el casco del campo, del que temen intentar salir.

Ante esta situación, la familia denunció la usurpación de las tierras y la Policía de Río Negro fue hasta el lugar. Sin embargo, la comunidad evitó que los efectivos pudieran entrar al predio.

Además, los miembros del grupo Lof Gallardo Calfú entregaron una carta a las autoridades en la que desconocieron a los Soriani como los propietarios del campo. Afirmaron que su presencia en el lugar forma parte de una recuperación de terrenos de los cuales fueron “despojados hace 40 años mediante una estafa por parte de Miguel Soriani, que trabajaba en un aserradero del Foyel donde conoció a Sixto Gallardo Calfú”.

“Como mapuches conscientes de nuestro origen tenemos la necesidad de rehabitar y desarrollarnos dignamente en el mismo, fortaleciéndonos desde nuestra espiritualidad, con las fuerzas del lugar que siempre estuvieron. Resistiremos en nuestro territorio ante la embestida terrateniente y cualquier atropello por parte del Estado, que nos ignora como pueblo preexistente”, expresaron.

Por su parte, los dueños del lugar afirmaron que cuentan con toda la documentación en regla y desmintieron que haya habido irregularidades en la adquisición de los terrenos.

Así las cosas, el fiscal Francisco Arrien, de la unidad descentralizada de El Bolsón, convocó este viernes a los Soriani para que acrediten la titularidad del campo antes de tomar una determinación con respecto a la comunidad mapuche.

La carta completa de la comunidad mapuche

Mari mari pu lamien pu peñi ka pu wenuy

Y a toda la gente consciente

En el día de la fecha hemos vuelto a nuestro territorio ancestral ubicado entre el arroyo coronel, el cerro fortaleza y el Rio Foyel, parte de la tierra del Wallmapu en la zona del hoy llamado paraje “El Foyel”.

Hace 40 años, en el año 1980 nos despojaron del territorio mediante una estafa por parte de Miguel Arturo Soriani (proveniente de San Carlos de Bariloche) que trabajaba en un aserradero del Foyel donde conoce a Sixto Gallardo Calfu (Casado con Teresa Velazquez).

El Sr. M. A. Soriani se ofrece y se autoproclama como encargado y administrador de dichas tierras. Por medio de engaños logra que Sixto Gallardo Calfu firme documentación del campo a su favor ya que en aquel momento se encontraba solo con su hijo menor, quien viajaba en la zona por trabajos temporarios de campo. En este entonces la estafa estaba hecha con el respaldo político de la administración del estado provincial. De esta forma solicita la aprobación y transferencia de las mismas tierras a su nombre, pasando a ser comprador inmediato sobre una parte del territorio de una superficie alrededor de 600 ha. a cambio de un supuesto terreno pequeño en un barrio en la localidad de El Bolsón. Permuta que nunca fue comprobada.

El único integrante de la familia que se quedó dentro del territorio, Elías Gallardo, se niega en el año 1985 a firmar un deslinde de las tierras y evite así el despojo total de la familia del lugar. Se encuentra hoy en día todavía adentro del territorio, arrinconado en una parte pequeña.

Expuesto todo lo anterior y con documentación que da cuenta de la clara estafa, y habiendo esperado demasiado tiempo, hemos decidido retornar al territorio donde ancestralmente vivía nuestra familia Gallardo Calfu.

Como mapuche conscientes de nuestro origen tenemos la necesidad de rehabitar y desarrollarnos dignamente en el mismo, fortaleciéndonos desde nuestra espiritualidad, con las fuerzas del lugar que siempre estuvieron.

Resistiremos en nuestro territorio ante la embestida terrateniente y cualquier atropello por parte del estado, que nos ignora como pueblo preexistente.

Hacemos un llamado a nuestra gente Mapuche a seguir recuperando la wallmapu al igual que la lucha de lxs seres conscientes por la recuperación y liberación de los territorios dominados por estafadores capitalistas en toda la mapu.