Una concejal de Bolivia cobró el IFE

Se trata de una edil de Padcaya, un municipio de Tarija, limítrofe con Los Toldos.

El escándalo está lejos de desaparecer, pese a los intentos por ocultar una maniobra que puso en la picota a las líneas políticas de decenas de concejales de toda la provincia que se anotaron para cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia, la ayuda económica del Gobierno nacional destinada en forma exclusiva a las personas más afectadas por la crisis económica derivada de la pandemia.

Como si esto fuera poco, ahora aparecieron pruebas de que la ayuda también llegó, al menos, para una concejal de Bolivia. Se trata de Romina Villena Rodríguez, una edil del municipio de Padcaya, localidad ubicada la sur de la provincia de Aniceto Arce, en el departamento de Tarija, al sur de Bolivia.

En los registros fotográficos, que son copias de la página de Anses, Romina Villena aparece con un DNI argentino y como beneficiaria de la AUH, con lugar de cobro en la sede del Banco Nación de Orán. Ese mismo número de documento también figura en los padrones del Tribunal Electoral de la Provincia, habilitado para emitir sufragio en la escuela San Pedro Apóstol de Los Toldos. Al parecer, la concejal también hizo uso de esta facultad electoral según lo demuestra un video que aparece en la página digital de El Tribuno y donde se la puede ver junto a un nutrido grupo de ciudadanos bolivianos intentando ingresar a Los Toldos por el puente de La Mamora durante las elecciones de octubre del año pasado. En esa oportunidad los propios vecinos toldeños trataron de impedir el acceso de los extranjeros que llegaban en gran cantidad ese día domingo, invocando convenios binacionales para acceder al pueblo (ver video).

El caso de la edil boliviana beneficiada por la ayuda social destinada a las personas más afectadas por la crisis suma un elemento más de sospecha sobre el correcto destino de los millonarios fondos orientados a un sector específico de la población. El Gobierno argentino asegura que ya se han liberado más de 180 mil millones de pesos para sostener a los sectores más vulnerables a través del IFE y que la idea es mantener esa ayuda más allá de la pandemia.

Sáenz, en contra

Las fuertes manifestaciones del gobernador Gustavo Sáenz en contra de la ayuda social a ciudadanos bolivianos que no residen en el país produjeron alto impacto en el tema, aunque en otro sentido. El mandatario efectuó estas declaraciones en un contexto de preocupación por los casos de contagios que se dan en el norte a partir de la circulación de vecinos de un lado y otro de la frontera que tienen doble nacionalidad, y que ingresan para cobrar la ayuda. Serían unas 5.000 personas según estimaciones.