Evo Morales fue imputado por la Justicia de su país

La justicia de Bolivia lo acusó de terrorismo. La investigación está centrada en los enfrentamientos de las elecciones del año pasado, que finalmente fueron anuladas. El ex presidente se encuentra refugiado en nuestro país. 

La acusación fue emitida por la Comisión de Fiscales Anticorrupción en el contexto de la investigación del llamado Caso Audio, por una grabación telefónica en la que una voz que se atribuye al expresidente insta a bloquear ciudades durante el conflicto político y social que atravesó el país entre octubre y noviembre del año pasado.

La imputación por supuestos delitos de terrorismo y financiamiento del terrorismo se basa en una conversación telefónica con el dirigente cocalero Faustino Yucra.

Rechazo de Morales: «Un audio alterado»

Tras el anuncio de la Fiscalía, el expresidente Evo Morales rechazó la acusación aludiendo falta de pruebas, «de manera ilegal e inconstitucional, la Fiscalía de La Paz pretende imputarme por terrorismo con un audio alterado y sin ser notificado, una prueba más de la sistemática persecución política del Gobierno de facto», replicó.

El expresidente, que solicitó refugio en la Argentina, enfrenta varios procesos por distintas acusaciones en Bolivia, tras denuncias entre otros del propio gobierno interino boliviano, por las que la Fiscalía ya emitió peticiones a Interpol para detenerle.

Las conclusiones a las que llega el fiscal son la imputación y prisión preventiva. Cabe destacar que en este caso también se incluye al dirigente Faustino Yucra. Los dos imputados son acusados de supuesto terrorismo y financiación del mismo.

La acusación de incitar a delitos

«De acuerdo con las investigaciones, se evidenció que el exjefe del Estado y el coimputado Faustino Y.Y. mantuvieron comunicación mediante llamadas telefónicas el 14 de noviembre de 2019, desde la ciudad de México», donde entonces estaba Morales, «hasta El Torno», en Bolivia, dijo la Fiscalía en un comunicado.

«Aparentemente, en esa conversación», añade la nota, «Morales habría instruido al dirigente cocalero cometer actos ilícitos durante los hechos violentos registrados en el país a partir del 10 de noviembre de 2019», cuando el entonces mandatario anunció su renuncia denunciando que era forzado por un golpe de estado.

Luego de anularse en octubre las elecciones que dieron como ganador a Morales para un cuarto mandato, y tras casi un mes de protestas con muertos en medio de denuncias de fraude de la oposición y de un golpe de estado para arrebatarle la victoria y derrocarlo, el líder boliviano renunció y se fue a México, pasó por Cuba y se afincó finalmente en la Argentina.

Un reporte de llamadas a las líneas telefónicas de ambos realizado por el Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial de Bolivia muestra que Morales y Yucra se habrían comunicado en al menos dos ocasiones más entre el 12 y 17 de noviembre de 2019, según el la Fiscalía.

Una pericia informática permitió encontrar en un teléfono de Alejandro Y.S., hijo de Faustino, un video que circuló en redes sociales y que incluye ese audio, que fue enviado al Cuerpo Técnico de Investigación del Ministerio Público de Colombia, que concluyó que existe «una alta probabilidad de identificación de la voz» de Morales, señaló el comunicado de la Fiscalia, informó la agencia de noticias EFE.

Yucra fue enviado bajo prisión preventiva a un penal de la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra tras ser detenido en abril pasado por acusaciones de terrorismo y sedición dentro de este mismo proceso judicial, que se encuentra en fase preliminar.