El argentino con coronavirus vive en la Ciudad de Buenos Aires y se habría infectado en un tour

El dato fue confirmado por una pasajera chilena que compartió el crucero con el hombre infectado. Fuentes diplomáticas aseguraron a Infobae que el paciente se recupera favorablemente

Una pasajera chilena que se encuentra en cuarentena en el crucero varado en Japón contó que el argentino infectado con coronavirus vive en la Ciudad de Buenos Aires. “Tuvo la mala suerte de hacer un tour con la persona infectada”, señaló Ximena Paredes, quien dijo que llegó a entablar una especie de amistad con el matrimonio argentino porque eran uno de los pocos que hablaban en español.

Cenábamos todos los días con ellos y también con otro matrimonio mexicano”, dijo la mujer al ser entrevistada por el canal de noticias TN.

Ximena contó que todos los pasajeros que compartieron la excursión con el infectado fueron sometidos a los exámenes correspondientes, entre ellos la mujer del ciudadano argentino, quien no contrajo la enfermedad.

El paciente fue inmediatamente trasladado a un hospital.

“Tanto sus hijos como sus nietos ya están al tanto de lo que le pasó”, aseguró la mujer ya que en el crucero, hasta el momento, no hay ningún problema con las comunicaciones. “Su esposa sigue a bordo y está en permanente contacto con el cónsul argentino en Tokio”, agregó.

La chilena sostuvo que si no se detecta ningún nuevo infectado podrán abandonar el crucero el 19 de febrero. “Estamos todos bien, pero aislados en nuestra cabina. Nadie puede salir, excepto los que están en cabinas internas. A ellos les permiten salir media hora por día”, contó.

Consultada acerca de cómo se enteraron de que el barco iba a ser puesto en cuarentena la mujer recordó: “Nos informaron por altoparlante y como yo no manejo el inglés, grabé el mensaje con el celular y se lo envié a mi hija por Whatsapp para que lo tradujera”.

Y continuó: “Como la señora mexicana, que también es amiga nuestra, es bilingüe inmediatamente nos llamó a nosotros y a la pareja argentina para contarnos lo que habían dicho”.

Como medida preventiva, los pasajeros están obligados a tomarse la temperatura todos los días. “Nos repartieron termómetros, mascarillas y guantes desechables. Y si tenemos más de 37,5 de temperatura debemos informar a la tripulación».