No autorizaron la televisación de la indagatoria a Cristina Kirchner

En votación dividida, el Tribunal que la juzga en la causa «Vialidad», negó el pedido que formuló el defensor de la ex presidenta.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 2 no autorizó la transmisión en vivo de la declaración indagatoria de la vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner prevista para el próximo lunes, en el juicio por el supuesto direccionamiento de los contratos de obra pública vial durante el gobierno kirchnerista.

Los jueces Luciano Gorini Andrés Basso recordaron que resolvieron el 9 de mayo último que sólo permitirían la televisación en vivo del inicio del debate, los alegatos y la lectura de las eventuales penas, no las indagatorias.

Esta determinación fue informada a todos los involucrados en el juicio, incluida la defensa de Cristina, sin que hubiera cuestionamientos.

El fallo, al que accedió Crónica, señala que «el principio procesal de publicidad de determinadas etapas del debate no es equivalente a transmisión en vivo del mismo».

Los jueces, además, citaron a la Corte cuando dijo que «el tribunal podrá establecer las limitaciones que estime necesarias en ejercicio de las facultades ordenatorias del proceso».

Gorini y Basso destacaron que no transmitieron en vivo ninguna indagatoria, por lo que «hacer una excepción… implicaría un trato indebido e injustificadamente inequitativo entre aquellos que se encuentran sometidos a idénticos deberes y gozando de iguales derechos».

Si bien se niega la televisación en directo, la defensa de la vicepresidente electa podrá contar con una copia, si lo desea.

El tercer integrante del tribunal, Rodrigo Giménez Uriburu, en cambio, subrayó que «la gran trascendencia que ha generado el debate iniciado el 2. de mayo, nos ha permitido observar la enorme difusión que en los medios de comunicación han tenido los actos procesales hasta aquí realizados».

«Si en el caso que nos ocupa tenemos en cuenta que se trata además de quien revistiera el cargo de ex Presidenta de la Nación – actualmente vicepresidenta electa a poco de asumir su cargo- resulta sencillo pronosticar que todo lo concerniente a su acto de defensa tendrá aún más amplia propagación», vaticinó.

Esta circunstancia, según Giménez Uriburu, sumada a la difusión de los descargos de otros imputados a través de los medios, «demuestra palpablemente que la protección que ha pretendido este tribunal respecto a la autenticidad de los futuros testigos, en este caso ha quedado inoperante y que debe prevalecer entonces el principio de publicidad del proceso».