El gobierno chileno sube pensiones y baja tarifas eléctricas

En el séptimo día de manifestaciones, Sebastián Piñera tomó medidas para descomprimir el malestar social. 

La derecha chilena va para atrás. El presidente Sebastián Piñera anunció que anulará los aumentos del servicio eléctrico, medida que se suma a otras iniciativas con las que intenta calmar los ánimos de una población dispuesta a todo para que la desigualdad sea reducida. Además, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto para reducir las horas laborales por semana. Pese a estos cambios, continúan el toque de queda y la represión.

Piñera firmó ayer un proyecto de ley que permite anular la suba de los precios de la electricidad y adelantar la rebaja de la energía que iba a empezar a aplicarse a partir de 2021. «Sin duda, significa un alivio en la cuenta de la luz», dijo el jefe de Estado durante un acto en el Palacio de La Moneda

Allí, además, agradeció a los legisladores y a las empresas eléctricas «por su actitud y disposición para facilitar esta medida que significa, sin duda, una buena noticia para casi siete millones de hogares chilenos». Esta iniciativa forma parte de un «nuevo mecanismo de estabilización de precios» que «anulará el alza de las tarifas del 9,2% promedio del segundo semestre y permitirá, además, adelantar la reducción que se esperaba desde 2021, producto del ingreso de las energías renovables y de la neutralización del efecto del dólar».

Eso no fue todo, el presidente también anunció que este viernes firmará «el proyecto para aumentar las pensiones de casi tres millones de personas«. «Los beneficios anunciados llegarán a todas las familias del país y se aplicarán de forma automática en sus cuentas», agregó.

Cambios laborales

En el segundo día de paro general, las protestas continuaron ayer por buena parte del país, al igual que la represión y las denuncias por abusos de las fuerzas de seguridad. Mientras, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley que reduce la semana laboral de 45 a 40 horas, una medida propuesta por el Partido Comunista, que fue avalada por todas las fuerzas de la oposición.

El oficialismo, en tanto, se dividió entre quienes se abstuvieron y quienes lo rechazaron. «Ha sido una lucha incansable con este gobierno que le declaró la guerra a las 40 horas. Pero este proyecto se trata de dar un poquito más de dignidad humana a las familias. Este es un momento de triunfo, pero todavía faltan pasos», afirmó la diputada que impulsó la iniciativa, Camila Vallejo, quien agregó: «Cuando el pueblo está movilizado, cuando el pueblo está planteando sus demandas, los proyectos de ley que son de los ciudadanos se aprueban con mayor facilidad y discusión mucho más legítima desde el Parlamento».