Policía entregó vino a detenidos y se generó una violenta pelea

El hecho salió a la luz porque se escucharon gritos luego de la ingesta e Infantería debió intervenir ante los disturbios generados. El efectivo fue separado de sus funciones de inmediato.

Un cabo de guardia de la Comisaría 30 de Metán, fue acusado de entregar vinos a detenidos que se encontraban alojados en una de las celdas de la dependencia, quienes luego de embriagarse, protagonizaron una batahola, en la que tuvo que intervenir incluso personal de Infantería.

Según pudo saberse el hecho fue descubierto ayer alrededor de las 14, cuando el oficial de servicio, Hernán Córdoba, tomó conocimiento por el jefe de guardia que los detenidos Renzo Giménez, Emanuel Alejandro Caro y Alfredo Naranjo, habían protagonizado una serie de incidentes. 

Hubo gritos y un escándalo en la dependencia durante los incidentes producidos en el interior de la celda. Debido a la gresca, tuvieron que pedir refuerzos, por lo que se hizo presente el mismo jefe de la Unidad Regional 3, Lisandro Cejas, con personal de distintas divisiones y de Infantería, para controlar la situación.

Las autoridades policiales constataron que los privados de la libertad presentaban lesiones. Luego el detenido Naranjo dijo espontáneamente que el cabo de guardia, el agente, Mario Aráoz, les había pasado cajas de vino por entre las rejas y que una vez vacías  las escondió en un tacho de basura.

La ingesta indebida de alcohol en la sede policial, quedó confirmada porque se secuestraron dos recipientes de vino. Posteriormente arribó al lugar personal de la división Vial, quienes les hicieron el test de alcoholemia a los detenidos. Según pudo saberse Renzo Giménez, presentaba 1.64 de alcohol en sangre, mientras que Alfredo Naranjo, llamativamente, tenía la misma cantidad. 

La fuerza informó que Naranjo y Giménez están detenidos desde hace meses en la dependencia y que Caro ingresó la noche anterior a los incidentes. “Naranjo y Giménez conocen a Caro, con quien tuvieron diferencias y luego pelearon”, dijo una fuente policial. 

Debido a la gravedad de los acontecimientos, de inmediato, se puso en conocimiento al auxiliar fiscal en turno, Julio Brandán, quien dispuso el traslado de los detenidos al hospital Del Carmen, donde les realizaron los correspondientes exámenes médicos, tuvieron asistencia y se les efectuó la extracción de sangre.